Página web de Área Oftalmológica Avanzada

Página web de Área Oftalmológica Avanzada


BUSCAR EN ESTE BLOG

lunes, 29 de julio de 2013

CIRUGÍA MíNIMAMENTE INVASIVA PARA EL TRATAMIENTO DE LA IRRITACIÓN OCULAR POR CONJUNTIVOCALASIA

Dr Carlos Vergés
Director de Area Oftalmológica Avanzada

Una de las causas más frecuentes de irritación ocular es la conjuntivocalasia, un trastorno que no siempre se diagnóstica o se trata adecuadamente. La conjuntivcalasia es un proceso de la conjuntiva bulbar, esta pierde la adherencia a los planos profundos, la esclerótica, y el parpadeo la hace más flácida, formando pliegues sobre el borde libre del parpado inferior, tal como aparece en la foto.

Conjuntivocalasia donde se aprecian los pliegues de conjuntiva sobre el borde libre del párpado inferior (asterisco) en A y con tinción de fluoresceína y luz cobalto en B.

Este trastorno provoca alteraciones en la película lagrimal y ocasiona un trastorno de superficie, un síndrome de ojo seco, con las molestias típicas de sensación de cuerpo extraño, quemazón e incluso visión borrosa (para saber más haz clic).

El tratamiento consiste en lágrimas artificiales y geles lubricantes pero, en muchos casos no es suficiente para eliminar las molestias y entonces es necesario realizar cirugía, el problema es que además de las molestias que  siempre supone un acto quirúrgico, los resultados tampoco eran del todo buenos, se extirpaba el exceso de la conjuntiva pero no se conseguía fijarla, se volvían a formar pliegues y reaparecían las molestias.

Actualmente la situación ha cambiado, la aparición de los bioadhesivos permite fijar la conjuntiva y reduce el traumatismo quirúrgico, tiene capacidad antiinflamatoria, coagulante y elimina la necesidad de utilizar suturas.

En nuestro centro de Area Oftalmológica Avanzada llevamos tiempo realizando esta cirugía y actualmente la hemos modificado realizando la exéresis de la conjuntiva en la región inferior, la zona que queda cubierta por el parpado, así el paciente no tendrá molestias y estéticamente no se ve la zona tratada  durante el proceso de cicatrización. La recuperación es casi inmediata, el paciente se reincorpora a su actividad diaria a las 24 hs y no será necesario retirar puntos.

En este link mostramos el video de nuestra técnica quirúrgica. Los resultados son muy buenos, con menos molestias postoperatorias y con una mejora de la sintomatología muy significativa, por ello la recomendamos cuando el tratamiento médico no es plenamente efectivo, en estos casos no buscamos otras alternativas, proponemos la cirugía por su alta eficacia, seguridad y rápida recuperación.


miércoles, 24 de julio de 2013

LA TERAPIA GÉNICA APORTA NUEVAS ESPECTATIVAS PARA RECOBRAR VISION EN ENFERMEDADES TERMINALES DE LA RETINA

Dr Joan Casado
Jefe de la Unidad de Retina y Vítreo. Area Oftalmológica Avanzada

En la actualidad podemos hablar de cuatro líneas principales de investigación para conseguir recuperar visión en casos terminales de enfermedad retiniana: la terapia génica, el implante y/o sustitución de células y tejidos, incluyendo las famosas células madre, y la terapia de neuroprotección, sin olvidar por supuesto el abordaje tecnológico de la visión artificial que puede traernos sin lugar a dudas y en breve, importantes satisfacciones. Quizás la primera, la terapia génica, es la más novedosa y la menos conocida por ello pensamos que es interesante explicar en qué consiste y el estado actual de su evolución.

La terapia génica es un conjunto de técnicas que permiten transportar secuencias de ADN/ARN al interior de las células diana (enfermas), con el objeto de modificar el funcionamiento de determinadas proteínas que se encuentran alteradas y que son causantes de la enfermedad, con el objetivo de hacer reversibles el trastorno biológico que producen.

En la actualidad, existen a nivel mundial 8 ensayos clínicos en enfermedades hereditarias de la retina que se basan en la terapia génica, utilizando los vectores virales adenoasociados (AAV). La vía de administración es subretiniana y los objetivos que se pretenden conseguir son: Mejoría de la sensibilidad a la luz, Mejoría del Campo visual, Mejoría de la percepción del color y, Cambios de la Agudeza Visual.

En 1997 se identificó por vez primera el gen responsable de  enfermedad distrofia-degenerativa de la retina, más concretamente el ATP-binding Cassette transporter gene, subfamilia A, miembro 4 (ABCA4). Se trata de un gen de gran tamaño que codifica para una proteína de los fotoreceptores que participa en el transporte de substratos a través de membranas.

Hasta la fecha se han descrito mutaciones en ABCR en cinco mutaciones distintas: Retinitis pigmentosa, Distrofia de conos y bastones, Enfermedad de Stargardt, Fundus Flavimaculatus y Degeneración macular asociada a la edad (DMAE). En este modelo la severidad de la enfermedad está en relación inversa con la actividad de ABCR, por lo que el diagnóstico genético podría predecir la secuencia potencial que seguirá la enfermedad retiniana, aportando un pronóstico visual concreto para cada paciente. Pensamos que este beneficio se pueda extrapolar al resto de enfermedades mencionadas.

En la reunión anual de la Asociación para la Investigación en Visión y Oftalmología 2013 (ARVO), el mayor foro mundial relacionado con las investigación oftalmológica, se presentaron  importantes avances biomédicos, destacando el StarGen.

StarGen es una terapia basada en genes para el tratamiento de la enfermedad de Stargardt. La enfermedad es causada por una mutación en el gen ABCR que conduce a la degeneración de los fotoreceptores en la retina y pérdida de la visión. Los genes son introducidos en el ojo del paciente mediante vectores virales. La microcirugía  la podremos llegar a realizar con las técnicas de pequeña invasión y cánulas ultrafinas subretinianas. Se están realizando estudios en fase clínica para optimizar los protocolos de actuación. Este tipo de terapia será en breve una realidad que podría ayudar a muchos pacientes que padecen alteración de este gen ABCR.

La Optogenética es otra prometedora y novedosa rama de investigación para regenerar la visión en retinas seriamente dañadas. Normalmente, las células ganglionares no son sensibles a la luz, los conos y bastones son los que convierten la luz en señales eléctricas enviadas al cerebro, donde son interpretadas como la visión.

Las células ganglionares juegan un papel diferente, aportando los últimos toques a la información visual producida por los conos y bastones - puesta a punto, si se quiere - antes de que haga su camino hacia el cerebro. En muchas degeneraciones de la retina, las células ganglionares sobreviven mucho tiempo después de que los conos y bastones han desaparecido, lo cual abre una nueva vía para intentar recuperar visión, intentar que funcionen aunque las otras neuronas de la retina no se encuentren activas.

Mediante la terapia génica con adenovirus asociados los investigadores son capaces de sintetizar proteínas prediseñadas como la LiGluR que permite a las células ganglionares convertir la luz en estimulo eléctrico y con ello enviar una señal al cerebro para que pueda iniciarse la secuencia de percepción visual, es decir, recuperar visión.

Estos avances permitirán en breve tratar pacientes con enfermedades degenerativas de la retina, hasta ahora condenados a la ceguera. Se abre una luz de esperanza para recuperar parte de la visión. En Area Oftalmológica Avanzada estamos siguiendo la evolución de estos nuevos tratamientos y esperamos poder ofrecerlos a nuestros pacientes en cuanto sea posible, por ello recomendamos hacer una visita de control a todos los que sufren alguna de las enfermedades retinianas mencionadas al principio de este artículo, con el oftalmólogo de su confianza o en nuestro centro si lo considera oportuno.



lunes, 15 de julio de 2013

CIRUGÍA DEL PTERIGION CON LÁSER Y BIOADHESIVOS

Una nueva técnica quirúrgica para el tratamiento del Pterigion ofrece mejores resultados. La combinación de Mitomicina C, el láser de erbium y los bioadhesivos, consiguen una recuperación más rápida y la prevención de las molestas recidivas.

El pterigion es una proliferción de tejido fibrovascular que aparece en la región nasal o temporal  de la conjuntiva bulbar y que avanza sobre la córnea ocasionando la pérdida de visión, tal como aparece en la foto. Su tratamiento es múltiple pero en la mayoría de casos hay que recurrir a la cirugía para extirpar este tejido, con el inconveniente que esto supone y con un pronóstico reservado porque en muchos casos suele aparecer de nuevo la enfermedad, una recidiva, 

Ptrigion que invade la córnea (asterisco).

      
Recientemente en Area Oftalmológica Avanzada, hemos desarrollado una técnica nueva para facilitar la cirugía, que sea menos traumática y reducir el índice de recidivas. La técnica consiste en cuatro pasos: (1) la extirpación selectiva de la zona afecta, (2) la utilización de un láser que induce la lisis de las células límbicas activadas responsables de las recidivas, (3) la aplicación de Mitomicina C, un antimitótico que ayuda a controlar la fibrosis y finalmente (4), el cierre de la herida con un bioadhesivo que tiene capacidad antinflamatoria y evita la necesidad de suturas (ver video). http://youtu.be/sNZF1o3_xC4




Esta técnica la estamos utilizando hace un año, en los casos que no es necesario recurrir a implantes mucosos y los resultados obtenidos son muy buenos, los pacientes pueden hacer una vida casi normal a los 3 días y el índice de recidivas ha disminuido en más de un 50% respecto a los valores obtenidos con las técnicas clásicas (datos pendientes de publicación).

Pensamos que esta nueva técnica puede ayudar a mejorar las expectativas de los pacientes afecto de Pterigion, especialmente aquellos casos que tienen dificultades a la hora de plantear una cirugía, ahora podemos reducir el tiempo de recuperación y el porcentaje de recidivas.