Página web de Área Oftalmológica Avanzada

Página web de Área Oftalmológica Avanzada


BUSCAR EN ESTE BLOG

Mostrando entradas con la etiqueta ADMINISTRACIÓN. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ADMINISTRACIÓN. Mostrar todas las entradas

lunes, 29 de abril de 2013

Del Imperativo categórico a una ética de mínimos

Vivimos en una época donde un día sí y otro también aparece un nuevo caso de corrupción, engaño o prevaricación y como comentaba hace unos días con unos amigos, nos hemos instalado en un punto donde ya nada nos sorprende, lo damos como un hecho "normal" eso sí, nos sigue indignando la falta de responsabilidades.

La conversación fue avanzando y llegamos a la conclusión qué si había algo que nos sorprendía y era la impunidad del discurso, el ver cómo esos corruptos, esas gentes, eran capaces de argumentar una defensa de sus hechos que iba más allá del cinismo o la hipocresía, que eran argumentos fruto de una reflexión interna en la que habían llegado a creerse sus propias mentiras y de ahí, a actuar de la forma que lo habían hecho. Incluso aparecían como "buenas personas", que habían hecho lo que se esperaba de ellos y que no entendían la reacción de la gente, se sorprendían del rechazo de sus actuaciones.

Uno de los contertulios comentaba que tal situación le recordaba los escritos de Hanna Arendt cuando analiza las declaraciones de los nazis tras la Segunda Guerra Mundial, se sorprende de ver a personas supuestamente muy malas, argumentado que habían hecho lo correcto, eliminar a un pueblo, los judíos, que suponía una amenaza para sus familias y las del resto del mundo y, eso sí, había sido necesario utilizar medios que podía calificarse de cierta crueldad. Eran  declaraciones de quien no se siente culpable y no entiende esa acusación de otros que deberían estar agradecidos. Lo mismo que ocurre ahora con nuestros políticos (salvando las diferencias), sienten que están haciendo lo correcto  y esa mayoría en las urnas  legitima su modus operandi, aunque el nivel de paro vaya aumentando.

Ante esta reacción tan sorprendente para los que asistimos atónitos a este tipo de hechos, cabría reflexionar para ver qué pasa, cabría preguntarse si estamos ante un colectivo político sin valores o quizás con una moral equivocada.

En esta particular reflexión partiremos de que la moral se expresa en juicios de valor y que a diferencia de otros juicios, son de tipo impositivo, no pretenden describir las cosas, no nos dicen cómo son, nos dicen lo que las cosas deberían ser. Los juicios de valor parten desde la individualidad y se proyectan hacia la universalidad, aquello de, "lo que quiero o no quiero para mí, es lo que deseo para los demás".  Siguiendo en esta línea cabría preguntarse qué quiero para mí y para los demás. En una encuesta seguro que ganaría la repuesta: deseo aquello que nos hace felices y rechazo el dolor y el sufrimiento. La cuestión ahora sería, cómo lo consigo y, es aquí cuando entran los diferentes tipos de moral, desde las que siguen el imperativo categórico, las éticas formales y deontológicas y, las que siguen el imperativo hipotético, las éticas materiales y teleológicas. Veamos las diferencias.

Con el imperativo hipotético se busca el mejor medio para conseguir aquello que nos hemos propuesto, si quiero ser feliz, busco el bienestar propio y el de los demás. Aquí el valor no lo da la acción en sí misma sino la finalidad, el objetivo propuesto, conseguir la felicidad. Sin embargo en el imperativo categórico ocurre lo contrario, el valor está en la acción  en sí misma, una acción que surge del deber, no de un actuar conforme al deber. La intención de hacer el bien es lo que vale así, si pago mis impuestos solo porque hacienda me lo exige, estoy dentro de la legalidad pero no dentro de la moralidad.

El imperativo hipotético da lugar a las éticas materiales y teleológicas. Se basa en dos tipos de argumentos, el primero, "si quieres ser feliz, debes hacer tal o cual cosa", nos dicen cómo hemos de vivir, por ello son materiales y el segundo, "es bueno todo aquello que nos proporcione felicidad", un argumento finalista, teleológico. En función de lo que tenemos que hacer para ser felices, tendremos el eudemonismo o ética del carácter, el hedonismo o ética del placer y el utilitarismo o ética de la acción.

El imperativo categórico da lugar a las éticas formales y deontológicas, donde el valor de la acción no lo da el bien que aporta sino el hecho del deber, el obrar de acuerdo con los principios de mi conciencia, la moral que hay en mí. Las éticas formales también buscan la felicidad y ésta reside en actuar haciendo lo que debemos hacer, la moralidad surge de valorar la acción en sí misma y no como medio para conseguir la felicidad. Desde esta perspectiva de la ética formal, las éticas materiales no serían éticas.

En el eudemonismo, propuesto por Aristóteles, la felicidad consiste en conseguir la satisfacción que me proporciona el alcanzar la máxima excelencia en mí mismo, en desarrollar al máximo mis potenciales. La virtud es la mejor forma de hacer una cosa y de aquí surgen las virtudes morales, el saber qué he de hacer y el saber cómo he de vivir, algo que se irá adquiriendo a lo largo de la vida, con la experiencia, la reflexión y aprendiendo de otros  individuos virtuosos. Es una ética que "ordena" mi vida privada, por eso hablamos de una ética del carácter.

El hedonismo, propuesto por Epicuro, es una ética basada en el principio del placer, pero no en el placer de los excesos físicos sino en un placer controlado por la razón, busco el placer de lo necesario y natural: tengo sed y bebo agua, no del placer de lo no necesario y no natural: disfruto torturando a la gente. Cuando llego a controlar el placer estoy en un estado de bienestar duradero (ataraxia), en el que tengo lo que necesito y no dependo de nada que sea difícil de conseguir, es la ética del placer.

El utilitarismo, propuesto por Bentham y Stuart Mill, propone buscar la mayor felicidad para el mayor número de personas, en función de las circunstancias. Stuart Mill puntualiza que el mayor placer es el que se consigue con el esfuerzo, con la reflexión de querer buscar ese bien, ser consciente de ese placer, por ello habla del "deber de tener un proyecto de felicidad y luchar por él", de ahí la importancia de la educación, para moldear el carácter de las personas, para cambiar el, "quiero aquello que deseo a, deseo aquello que quiero", es la ética de la acción.

Con esta descripción de los distintos tipos de ética, a la vista de lo que ocurre a nuestro alrededor, podríamos decir que hemos pasado de una ética en sentido duro, la del imperativo categórico, a una ética en sentido light, de mínimos, utilizando el imperativo hipotético, incluso devaluándolo. Hemos pasado de ese ir descubriendo la moral que hay en mí, que nos proponía Kant, a un ir moldeando mis principios según las necesidades y conveniencias que me van apareciendo. Independiente del debate de sí todos nacemos con unos principios morales para distinguir el bien y el mal, es cierto que nos enfrentamos al juicio de nuestra conciencia, el problema es cómo vamos adquiriendo conciencia de lo que es bueno y lo que es malo, evidentemente algo muy relacionado con la educación.

Si buscamos los orígenes de la moral, del latín moralis, veremos que hace referencia a las costumbres, es decir, los usos y costumbres de nuestro entorno es lo que marcaba el buen hacer, los "principios" de actuación,  como enterrar a los muertos o dar de comer al hambriento,  una guía que se trasformó en deber, en ley moral. Cada cultura tiene unas costumbres que marcan unos principios de convivencia, una moral, siempre encaminada a buscar el bien propio y el de los demás. El problema es cuando esas costumbres se van alterando, cuando derivan hacia un actuar según conveniencia o beneficio de unos cuantos, argumentando que ese es el bien deseable para la mayoría, interpretando erróneamente la propuesta de Bentham y Stuart Mill, y es aquí donde quería llegar.

Nuestros políticos y algunos corruptos (por no meterlos a tordos en el mismo saco), se amparan en este hecho, en hacerse una moral a medida, de mínimos y confunden el buscar una vida virtuosa, donde el placer lo da el control de mis debilidades y donde el juicio moral sigue siendo el "deber hacer", en un proceso de reflexión, -como mandan todas las éticas que acabamos de ver-, en el que se forjan un ideario a modo de principios morales, que les lleva a actuar éticamente, es decir de acuerdo a ese ideario. Un ideario que no tienen en cuenta la acción en sí misma sino las consecuencias, es teleológica, busco el bien de la mayoría y claro, eso me lleva en ocasiones a tomar decisiones que puede que no sean las correctas pero, es lo que tenía que hacer  y lo que esperan de mí, es decir, es lo correcto.

Esas gentes poco deseables, siguen un proceso argumental  que validad cualquier tipo de acción, acercándonos más a aquello de que "el fin justifica los medios", eso sí, siempre en aras de lo mejor para los demás y por ende, para mí, caiga quien caiga e incluso aunque me lleve unos dineros a un paraíso fiscal. Hemos pasado de una ética del imperativo categórico a una ética chapucera de, "coge el dinero y corre", como en la película de Woody Allen, aunque sea algo que más que hacernos reír nos hace llorar.


miércoles, 21 de marzo de 2012

CUANDO LA PREVENCIÓN SE CONVIERTE EN MALA PRÁXIS


Hace unos días (12 de marzo), fue el día mundial del glaucoma, una enfermedad que supone la segunda causa de ceguera en el mundo, motivo suficiente para que los oftalmólogos intenten mentalizar a la población de la necesidad de realizar revisiones para su detección precoz  y, que mejor oportunidad que el día mundial del glaucoma para concienciar de esta necesidad. Para ello se suelen organizan conferencias o, como hicimos en Área Oftalmológica Avanzada,  se publica información al respecto.
 
En algunos casos se va más allá y se organiza una jornada de puertas abiertas, con revisiones para poner de manifiesto un posible glaucoma que todavía no se ha manifestado, una iniciativa muy loable pero también muy peligrosa cuando no se realiza correctamente o se persiguen otros fines.

Cuando se hace una campaña de detección del glaucoma hay que aportar los medios técnicos y humanos adecuados para que el resultado de la revisión sea veraz y sobre todo valorable. El motivo de este artículo es que como cada año, acude a nuestro centro gente asustada porque en una de estas revisiones le diagnosticaron un glaucoma, incluso se prescribió un tratamiento médico, aun sabiendo que este tipo de fármacos tienen muchos efectos secundarios que, de no ser necesario su administración, es preferible no prescribirlos. 

Este año no ha sido la excepción y nuevamente hemos tenido pacientes asustados que tras una exploración cuidadosa hemos visto que el glaucoma detectado no era tal. Entre estos casos destaca uno que por flagrante me ha llevado a escribir estas líneas, se trata de un paciente que acudió a una clínica importante de Barcelona, donde su servicio de oftalmología había organizado una de estas campañas de detección del glaucoma. Se trataba de una paciente que encontraron la presión intraocular elevada y le explicaron que se trataba de un glaucoma y que debía realizar pruebas y tratamiento lo antes posible. 

La paciente asustada acudió a nuestro centro, donde se visita habitualmente y nunca le habíamos encontrado la presión elevada. Se realizó una nueva exploración y no aparecían signos ni de hipertensión ocular ni de glaucoma.  Lo primero que hicimos es aclararle que aun en el hipotético caso de tener la presión alta, no significa que padezca un glaucoma, primer error grave en la información que se dió a esa persona (mal inicio para una campaña de prevención e información sobre el glaucoma).

Cuando la paciente nos relató cómo había sido la revisión, entendimos lo que había pasado. La revisión la realizó una persona que no era oftalmólogo, lo había hecho con un tonómetro de aire, que sabemos  tiene un índice de error muy elevado y por ello es necesario complementar con otras pruebas y, lo más grave, la toma se realizo con las lentillas puestas, incluso después de que la paciente preguntara si era necesario retirarlas para que la toma fuera correcta, tal como había hecho en otras ocasiones. La respuesta textual según nos relata fue, “no es necesario, no creo que las lentillas modifiquen la toma de la presión”. Un cúmulo de errores que es del todo intolerable.

Ante prácticas de este tipo solo cabe denunciarlo y advertir a la gente de que mire con mucho cuidado el centro y el oftalmólogo que elige para confiar sus ojos, su vista. 

Es necesario que la gente sepa que al contratar una mutua, tiene derecho a que le informen sobre el centro al que se dirige, los médicos que lo atenderán y tecnología que utilizarán porque  a pesar de que el nivel medio de los médicos es alto, no todos son iguales, la experiencia y el nivel de formación marcan la diferencia, así como la inversión que se realiza para actualizar las tecnologías propias de cada especialidad.

Vivimos un momento de”crisis” que  puede llevar a prácticas nada deseables, como la de organizar jornadas de este tipo, cuya finalidad principal es la de captar pacientes sin más, haciendo mucho daño a los centros que sí organizan de una forma seria campañas informativas y de detección precoz que, afortunadamente son la mayoría. 

La cultura del “low cost”  en temas de salud puede ser muy peligrosa, podemos pasar de un ajuste de precios sin reducir la calidad, a utilizar unos medios que están por debajo de ese mínimo de calidad exigible para una buena praxis. Hay que huir del “todo vale”, especialmente cuando nos jugamos nuestra salud. Toca informarse bien para elegir correctamente. Mejor prevenir que curar. 
Dr Vergés
Area Oftalmologica Avanzada
Tel: 935513300 – info@areaoftalmologica.com
Calle Dalmases 42 08017 Barcelona

jueves, 17 de marzo de 2011

Abrimos un nuevo BLOG


www.oftalmologia-barcelona.com


Iniciamos una nueva etapa en el blog, incorporamos a algunos oftalmólogos y optometristas de Área Oftalmológica Avanzada que tiene cosas interesantes que contarnos. 

El objetivo final es dejar un blog de carácter más “profesional”,  con información más apropiada para gente relacionada con el mundo de la visión o para aquellos que quieran profundizar en los temas que iremos tratando.

Para complementar este blog profesional, abro uno nuevo dirigido a un público más general, con el objetivo de ofrecer noticias nuevas y comentar temas de actualidad  relacionados con la visión, siguiendo un formato de más fácil lectura,  con links para ampliar la información y con el ánimo de contestar a los comentarios que puedan surgir.

"El Glaucoma, cuándo y cómo tratarlo"

lunes, 28 de febrero de 2011

Día Mundial del Glaucoma

GLAUCOMA, la ceguera que no avisa. Día Mundial del Glaucoma y jornadas de detección precoz (14-18 de marzo). MÁS VALE PREVENIR QUE CURAR.

El sábado 12 de marzo, se celebra el Día Mundial del Glaucoma (segunda causa de ceguera en el mundo) y durante la semana siguiente, del 14 al 18 de marzo, en Área Oftalmológica Avanzada realizaremos unas jornadas de puertas abiertas para la detección precoz de esta enfermedad.

Desde las 9 de la mañana hasta las 8 de la tarde se puede acudir a nuestro Centro para someterse de forma GRATUITA a una revisión con los nuevos sistemas de detección precoz del glaucoma.
Te esperamos en AOA,  Dalmases 42 (Barcelona)  935513300, info@areaoftalmologica.com y www.verges.com

Saber más sobre Glaucoma...


lunes, 7 de febrero de 2011

CRÓNICA DE UN ACCIDENTE (GRACIAS POR VUESTRO CARIÑO)

Estos días, todavía convaleciente tras el accidente de esquí de la semana pasada, alguien muy especial me regalo un libro, “Amo luego existo”, también muy especial, por el tema y porque el autor, Manuel Cruz, es uno de los profesores que tuve el privilegio de disfrutar en mi época de estudiante de filosofía (os lo recomiendo encarecidamente). Su lectura me ha hecho pensar en muchas cosas, como la de ponerme en esa línea de pensamiento cartesiano que te sugiere, entre otras, el tener cinco costillas rotas …. “siento mucho dolor, luego todavía existo”. Bromas a parte, su lectura, con el trasfondo de un recuerdo de lo acontecido todavía muy fresco, me hizo ver la suerte que he tenido, a nivel médico y muy especialmente  a nivel humano y me gustaría compartir  algunas reflexiones sobre las vivencias de estos días.

El pasado domingo, con un día maravilloso de sol y nieve en el Pas de la Casa, acompañado de familia y amigos, justo cuando nos dirigíamos a la cafetería de las pistas (la aspirina), en un momento de esos en que piensas, “ a mi esto no pesará nunca”, se me cruzo alguien (apenas lo puede ver) y en el afán de esquivarlo, me desequilibre y fui a caer sobre una valla de madera clavándome las estacas en el costado …., omitiré detalles pero el “crujio” por dentro (como diría un buen sevillano), tiene tela . Lo cierto es que al recuperar la respiración y comprobar que dentro de todo todavía existía (por lo del dolor), empezó todo un rosario de acontecimientos que vienen al hilo de lo que os quiero trasmitir (básicamente agradecimiento). Los pisters estaban allí mismo, hacían un cursillo, y raudos acudieron a socorrerme, yo levantaba la mano intentando que mi familia, a corta distancia, no se asustara al ver el tinglado que habíamos montado, cuando oí en ese acento porteño tan caracteristico, “che, que esto no es un gran premio y no esta la tele retrasmitiendo ….  y, viste,  el vuelo tampoco fue pa tanto como pa saludar a la afición” …. o cuando bajaba con la camilla, que seguía oyendo, “vamos carlitos, aguanta que ya falta poco” y por lo vagini, entre ellos, “viste, tira que este tio se ha reventado”, comentarios que ya hacían presagiar algo nada bueno. La verdad es que el cariño con que me trataron esos pisters, la gente del ambulatorio del pas y luego en el hospital de Merixel, no se olvida. En la ambulancia, con sabor a Cuba, la doctora me ofrecía compartir el arroset que le estaba esperando al dejarme y en el hospital, el médico de guardia, sobrio, como buen oscense y luego su jefe, del país, nos explicaban la situación, peliaguda pero, nuevamente con un cariño que te llega dentro, al tiempo que todas las enfermeras se esforzaban en que la estancia fuera lo mejor posible, para que luego digan que el sector sanitario ha perdido ese punto de entrega tan necesario para el que llega enfermo. Os aseguro que hacía mucho tiempo que no veía gente tan volcado en su trabajo y en intentar elevar la moral del que sufre.

Para altos vuelos fueron las horas siguientes. Con el riesgo de un cirugía inminente por rotura hepática, mi gente en Barcelona se movilizo para que me trasladarán a la clínica Teknon, por su prestigio y porque allí estaban algunos compañeros que se afanaron en prepararlo todo para cuidarme, el equipo médico de urgencias, el traumatólogo (mi amigo del alma, aunque nos veamos poco, como ocurre casi siempre con los mejores amigos) y el RACC. En cuestión de horas enviaron un helicóptero y, en plan película, te meten encajonado y atado hasta las orejas, con el techo a un palmo de la cara y, vas oyendo el comentario, “ya veras que sitios tan bonitos sobrevolamos, que suerte tienes de poder ir en helicóptero …” eso sí que es dar ánimos de altura y ser positivo. Suerte que en 45 minutos ya estaba en la Teknon. Mi más profundo agradecimiento a un equipo de gente que tanto hace por los accidentados, os aseguro que todavía los oigo tranquilizándome y  dándome ánimos, que gente tan buena. Ya en la Teknon, en la UCI, caras conocidas y las que no, como si fueran amigos de toda la vida. Los médicos y las enfermeras, con todo el follón que tenían (os aseguro que era un no parar), nunca dejaron de atender cualquier cosa que les pidiera y os aseguro que cuando estas “adolorido”, puedes llegar a ser muy cansino, especialmente yo, que me conozco. Felicidades al equipo de la UCI. 

Ya en planta, la misma historia, hecho polvo, sin poder moverme pero eso si, con un hambre que no es normal, bueno en mi caso  sí, esperando siempre a la señora que nos trae la comida, “la mujer más deseada de la clínica”, me consta, con esa sonrisa en la cara del que se sabe bien recibido. Que decir de las enfermeras, un encanto, siempre con una cara amable y dispuesta a ayudar, a que ese dolor se haga más llevadero, hasta el extremo del día que tenía que ir al wc, también omitiré detalles, aunque  la historia da para largo, pero eso sí fue una demostración de afecto y profesionalidad, aguantaron de todo, (una bomba de exterminación masiva), todavía me rio al recordarlo, vaya numerito.

Paralelamente a lo que sucedía en la clínica, mi familia, directa y la no menos real, la del trabajo. Las muestras de cariño y de ánimos han sido infinitas, hasta rayar con lo alarmante, “jefe, tranquilo y tómate los días que necesites, aquí todo controlado”, ¡ups! y entonces te asalta la duda del sentirte “prescindible”, hasta el punto de,” será que prefieren que no venga”. Los amigos, increíble, cómo corren las noticias y la cantidad de gente preocupada por el cómo estaba y el cariño y entrega …., “ya sabes Carlos, aquí estamos para lo que necesites”, amigos de todas partes, incluso el grupo del esquí, los que entrenamos, aunque alguno llegará a pensar,  “a este ya no me lo encuentro en las carreras” (no es que quiera ser pretencioso pero este año ahí estábamos, echándole afición y entrega, que es lo que cuenta, como nos dice la mister). Os aseguro que en estos días me he emocionado.  Finalmente mis hermanos, madre e hijos, aún los escucho, “tómatelo con calma que tu eres muy burro y eres capaz de coger lo que no tienes”, eso sí, dicho desde el cariño y Elena, siempre ahí, siempre dándolo todo, mi ángel de la guardia.

Bueno no me enrollo más. El caso es que quería dar las gracias a toda esa gente que ha estado ahí, ayudando y dando muestras de un cariño que si bien nunca dudé, si ha rebasado en mucho lo que podía llegar a pensar. Me he sentido amado locamente, como la cita del libro, y de ahí este escrito, cuando André Breton en “El amor loco”, le dedica a su hija lo que para él es lo máximo, “te deseo que seas amada locamente”, en contraposición a lo que todos solemos considerar como más lógico, “que ames locamente”, pues sin ánimo de entrar en el debate de quien es más feliz en cuestiones del amor, si el que recibe o el que da, yo he de decir que me he sentido así,  “amado locamente”, por la intensidad de lo recibido, que ha sido mucho y por lo surrealista de algunas de las vivencias de estos días. Gracias a todos, de corazón. Ahora me queda poder devolveros a todos ese “amor” que me habéis dado.

Por cierto, estoy ya muy recuperado y a punto de que me den el alta. Os quiero.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Presentación

Empezamos una etapa nueva en la forma de trabajar de nuestro Departamento de Oftalmología, desde Área Oftalmológica Avanzada hemos creído necesario sumarnos a los nuevos canales de comunicación. Se trata de una apuesta personal de establecer nuevos vínculos con todos aquellos que quieran saber más sobre lo que se mueve en nuestro entorno de la medicina y de la oftalmología.
Nos toca vivir en un tiempo donde la información debe ser veraz e inmediata, por ello he optado por crear una web interactiva, donde sea muy fácil tener acceso a la información y donde se puede establecer una buena comunicación con todos los que formamos este equipo, que se pueda preguntar y debatir abiertamente sobre esa información.
Los nuevos canales como facebook, twitter o los bolgs, facilitan este contacto entre las personas y creo que hay que aprovecharlo.
En este blog me planteo manteneros informados de temas que estarán también en la web o en el facebook, pero con un matiz diferente. En el blog quiero ofreceros una información con el plus que pueda daros quien os escribe, con el plus de llevar ya muchos años en un ámbito profesional que requiere muchas veces reinterpretar y leer entrelineas aquello que se nos propone, no sólo a vosotros como usuarios de un servicio médico, sino a nosotros, como médicos que debemos hacer uso de esas novedades y que, muchas veces no sabemos su verdadero grado de eficacia o, incluso su grado de seguridad. Pretendo daros una información “matizada” para ayudar a entender mejor este mundo apasionante de la oftalmología y de la visión.
Los temas que iré introduciendo y el estilo para desarrollarlos,  deberéis juzgarlo vosotros mismos, con el ánimo de ajustarlo a vuestras preferencias, así que espero que los lectores seáis los que marquéis el devenir de este blog. Para empezar os propongo que tratemos la presbicia (vista cansada), creo que en este momento es uno de los temas candentes donde más información está apareciendo en todos los medios y que merece ser debatida en profundidad. Prepare un pequeño informe que os pueda ser útil y a partir del cual podamos hablar. La vida es un reinventarse cada día.

935513300 - info@areaoftalmologica.com

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Nueva WEB Área Oftalmológica Avanzada

Ya tenemos online y funcionando la web de Área Oftalmológica Avanzada
Esperamos vuestras opiniones 








935513300 - info@areaoftalmologica.com